Publicado: 26/04/2022

Balsa Las Perlas: la comunidad educativa de la ESRN 124 ya disfruta de su nuevo edificio

Foto ESRN 124 Embalse las perlas

La comunidad del Paraje Balsa Las Perlas, en Cipolletti, inició el Ciclo Lectivo 2022 con el estreno del nuevo edificio de la Escuela Secundaria Río Negro 124, al que asisten alrededor de 300 estudiantes, divididos en dos turnos.

El edificio cuenta con amplias y cómodas instalaciones a las que estudiantes, docentes y personal de servicio de apoyo ya asisten desde mediados de marzo. En este sentido, la directora del establecimiento, Sandra Apablaza, comentó que “después de muchos años de lucha para tener el edificio propio ya contamos con nuestro espacio, desde el 7 de marzo estamos funcionando acá; arrancamos el 14 con todos los estudiantes”.  

“Fue una emoción muy grande poder tener nuestro espacio, nuestro lugar, poder llenar con nuestras cosas las paredes y transitar el lugar propio. Todos, tanto estudiantes como docentes”, explicó sobre las primeras semanas en el nuevo edificio.


“Los primeros días se hizo una adaptación, para que los chicos conozcan cada rincón: baños, SUM, cocina, la galería, sus aulas, la sala de profesores, preceptoría; para que vean todo el espacio donde pueden recorrer. Tiene un lindo gimnasio y un playón hermoso para hacer educación física, eso también lo están disfrutando. Con espacios comunitarios que también los puede disfrutar la comunidad”, indicó Sandra. 

 

Este año la matrícula de estudiantes que asisten a la escuela creció. “Han venido muchos nuevos, más de los que teníamos, porque al estar funcionando en el diurno, muchos de los que se habían ido a otras escuelas volvieron a Balsa, teniendo el domicilio acá. Son cinco cursos a la mañana y cinco a la tarde, de 1° a 5° año, con orientación en Economía y Administración”, explicó la directora.

Al mismo tiempo, dijo que para la comunidad “la felicidad es completa” y, además, que los estudiantes “tengan el horario que corresponde, el diurno, ya que estuvimos funcionando en el vespertino en la escuela primaria 247, hace que ellos también estén muy contentos, felices, de tener su espacio y poder disfrutar. Tienen muchas cosas para disfrutar acá”.  

En la Escuela, Ailin Cañedo es profesora de Teatro desde 2018: “Tengo un cargo de 25 horas y trabajo desde que estábamos en la otra escuela, en el turno vespertino”, indicó.  


Sobre su experiencia en estos años de Pandemia por COVID-19 explicó que “el año de la virtualidad fue un año muy difícil, tanto para docentes como para estudiantes. La realidad es que acá hay muchas familias que no tenían internet y nos costaba comunicarnos con las y los estudiantes”.  

“Por suerte este año con el edificio nuevo, pudimos recuperar el contacto con un montón de estudiantes. Ya el año pasado se trabajó bastante con las familias y ahora estando en el horario que les corresponde pudieron volver un montón de los estudiantes que no podían a la noche. Por ese lado estamos re contentos. Ha sido un beneficio, después de todo lo que ha pasado en la escuela, y el Derechos de las y los estudiantes”, agregó.  


En la Escuela, Ailin está a cargo del espacio de Teatro. En este sentido indicó que “en la otra escuela, al compartir con la primaria, no teníamos un espacio para realizar la materia. Acá tenemos lo que es la biblioteca, que aún no está habilitada como tal, sino como una sala de recursos: así que estamos usando ese espacio. Después el área de científica tiene la parte del laboratorio que tampoco teníamos, tenemos un SUM grande, que cuando esté la biblioteca lo vamos a poder usar. Las aulas son bastante amplias y tenemos la posibilidad de hacer las clases en ese lugar”.  


Los principales cambios de este año para las y los estudiantes se dieron en relación al horario: “Es el horario que necesitaban, ellos pueden salir y hacer actividades como adolescentes de su edad y eso se nota un montón. Vienen con otra predisposición, vienen en el horario que les correspondía y se nota la diferencia en su aprendizaje, vienen más activos”, contó Cañedo. 

Entre los 300 estudiantes de la Escuela, María Fernanda Gutiérrez asiste a 5° año de la ESRN. “Fue una emoción muy linda saber que tenemos nuestro espacio propio. Me sentí muy cómoda y alegre”, contó sobre el inicio de clases en el nuevo edificio.  

Sobre la Escuela explicó que “las aulas y el espacio es muy lindo, muy grande, ese es el cambio que vi. El patio y el SUM, que es muy grande, tenemos juegos, paseamos por todo el patio”.  

Finalmente, María Fernanda se dirigió a chicas y chicos de su localidad: “Yo les diría que hay muchas posibilidades en Balsa Las Perlas, los profesores te ayudan mucho, tienen futuro en esta escuela. Yo que estoy desde la primaria, veo mucho futuro en la escuela, tienen mucho que progresar y con la ayuda de los profesores también. Me gusta mucho el espacio de comunicación, matemática e inglés”.  

El edificio  

La obra consta de cinco aulas comunes, laboratorio, un centro de recursos, preceptoría, sala de profesores y sector de gobierno; grupo sanitario para ambos sexos y para personas con movilidad reducida, depósito general y dependencias. 

Además, el edificio cuenta con un SUM para su uso como gimnasio, sanitarios, cocina y despensa, además de un depósito general. En el exterior tiene un playón deportivo para las prácticas al aire libre. Este último uso también se hace extensivo al resto de la comunidad.