EL CREADOR DE ZAMBA CONSIDERA "INSPIRADOR" EL TRABAJO DE A RODAR ESCUELA

Luego de participar en el 6º Festival de A Rodar Escuela contando la experiencia de ser uno de los creadores del dibujo animado "Zamba", el cineasta y realizador Fernando Salem destacó el trabajo "superador" de los estudiantes en la producción de los cortos presentados.

EL CREADOR DE ZAMBA CONSIDERA

"Me da mucha envidia, porque los trabajos que hacen están buenísimos y yo a esa edad no sabía ni que me quería dedicar al cine. Verlos con los dispositivos tan a mano y pudiendo contar sus propias historias, sus problemas, las cosas que les suceden; encontrar su voz, me hace pensar en un producto superador", reflexionó.

En ese sentido, agregó que "el trabajo de las y los pibes es inspirador. Las ganas de decir son mucho más auténticas y mucho más fuertes que, por ahí, las ganas de decir que los directores y directoras cinematográficos tenemos".

Junto a Claudio Simari, su maestro de 4° grado y docente rionegrino, Salem habló de "la huella docente en los procesos creativos" y, más tarde, de la realización de películas, dos charlas que despertaron un marcado interés entre los docentes y estudiantes presentes.

"En la experiencia con Claudio y acá con los adolescentes comprendí lo importante que es aprender y vivir al mismo tiempo. Que el hecho del rodaje cinematográfico es una especie de excursión, donde el aula se traslada, los docentes pueden acompañar a los chicos y crear algo juntos que, después, pueden evaluar cuando editan, y mostrar. Me di cuenta de que ahí hay un lugar hermoso de comunión, un lugar a explorar", resaltó Salem.

En el final de cada charla, el director cinematográfico tuvo una experiencia inesperada, como fue la firma de autógrafos pedidos por niños, niñas y jóvenes.

"A mí me reconforta, porque que vengan, te reconozcan y se quieran llevar un pedacito de uno, es hermoso. También es una responsabilidad muy grande, porque al hablarles a los jóvenes te das cuenta de que te están mirando y que es muy importante para ellos lo que les estás diciendo. Cuando le brillan los ojos es como si te pidieran que les digas que se van a poder dedicar a esto. Les digo que sí, que si yo pude contar historias, ellos, con la capacidad que tienen, los dispositivos a mano y las cosas que tienen para decir, cómo no van a poder", finalizó.